Páginas vistas en total

sábado, 10 de diciembre de 2011

El bolso perfecto tiene nombre: 2.55


Gabrielle Bonheur “Coco” Chanel nació en Francia el 19 de Agosto de 1883 y murió en París el 10 de Enero de 1971.
Fue una diseñadora de modas y creadora de perfumes francesa.


 


Ella, hija de un vendedor ambulante y una ama de casa, ambos escasos de recursos.
Cuando tenía doce años, su madre murió de tuberculosis y el padre se desentendió de ella y de sus cuatro hermanos, enviándolos  al cuidado de dos tías que tenían un orfanato.
El hecho de que su padre la abandonara, de que su madre muriera y de la soledad espiritual, marcó para siempre su actitud hacia la vida. “Durante mi infancia sólo ansié ser amada. Todos los días pensaba en cómo quitarme la vida, aunque en el fondo, ya estaba muerta. Sólo el orgullo me salvó”.
En el orfanato, Gabrielle aprendió a coser y a manejar el hilo y la aguja con especial habilidad, lo que hizo que con tan sólo 17 años, las mojas le consiguieron un empleo como  costurera.
Nada la detuvo, cuando quería convertirse en cantante de un cabaret, oficio que ejerció por tres años y la introdujo en el mundo del divertimiento y relaciones sexuales pasajeras. De estas relaciones, Coco Chanel esperaba obtener dinero para su gran sueño, ser una renombrada modista.
Su sobrenombre “Coco” tiene un origen dudoso. Según algunos, hacía referencia a un cariñoso mote que sus tías le pusieron y otros dicen que surgió como una especie de nombre artístico, apartir de melodías que entonaba. Otra probabilidad es que fuese un apócope de “Cocotte” (mantenida).
En 1909 abrió su primera tienda en París, llamada Modas Chanel, de sombreros.
Siempre apoyada económicamente por sus compañeros de cama.
Coco se enamoró de Capel, se escapó con él y tenía la esperanza de covertirse en su esposa, pero nunca se casó porque éste prefirió casarse por conveniencia con otra mujer de clase alta, pero siguió con Coco tratándola de amante.
En 1919, Capel murió en un accidente de automóvil y Coco lloró amargamente, ningún otro hombre ocupó su lugar por un tiempo prolongado.
En 1920 abrió en París su primera Casa Chanel.
a la izquierda Coco y a su lado Vera Lombati

Cuatro años más tarde se alió con el empresario Pierre Wertheimer y su hermano Paul, para promover la creación del perfume Chanel Nº5.
Coco Chanel, observadora innata, criticaba la estricta moda que seguían las mujeres (grandes sombreros, cargadas de pieles de animales y flores, corsés y recargados diseños) y desplegó toda su imaginería hasta convertirse en una de las grandes diseñadoras del siglo XX, tan trascendental como Christian Dior y otros grandes que la siguieron. Coco eliminó la moda recargada que imperaba, diseñando prendas muy sencillas, muy cómodas, de líneas rectas, pero con un toque de alta distinción; su moda fue rápidamente adoptada por el encumbrado público parisino. Su frase más célebre fue: «Todo lo que es moda pasa de moda» o «La moda pasa, el estilo permanece».
Era una mujer muy hiperactiva, considerada de mal carácter y algo recalcitrante con sus empleados, además era extremadamente perfeccionista y detallista en su oficio. Siempre solía pronunciar controvertidos dichos relacionados con la moda y los hombres. Poco dada a la actividad social redundante, prefería las relaciones discretas y sólidas. Fácilmente influenciable por aquellos de quienes ella misma se mofaba, estuvo a punto de caer en la manipulación de un alto oficial de las SS que deseaba atraer hacia el régimen las simpatías de altas personalidades que eran parte de sus relaciones privadas. Posterior a esto, Coco Chanel se libró por poco de ser considerada colaboradora de los nazis y se sumió más tarde en la soledad autoimpuesta hasta el final de sus días.
Su vida solitaria dominada por la artrosis y la morfina, terminó de forma tan impredecible como la vivió. El 10 de enero de 1971, sola en su departamento ubicado en el hotel Ritz, con vista a la Place Vendome, y a los 87 años, Chanel había salido a pasear y cuando volvió al hotel se sentó a ver televisión mientras le preparaban la cena. Con ella estaba su sirvienta personal en el momento de su deceso.
Su cuerpo yace en Lausanne, Suiza, resguardado por cinco leones de piedra. Actualmente la casa de moda Chanel sigue funcionando dirigida por Karl Lagerfield.
Uno de los bolsos clásicos que nunca pasa de moda y que toda mujer sueña con tener uno en su armario es el Chanel 2.55, pero son muy pocas las afortunadas que lo tienen en sus manos y otras que nos conformamos con las imitaciones hasta que ahorremos lo suficiente como para comprar este chanel.


Se creó en febrero de 1955 a manos de la mismísima Coco Chanel. Cuenta la leyenda de la maison que la diseñadora se inspiró en el acolchado de las sillas de montar que veía a menudo en el hipódromo de Suresnes en París, y que lo creó para que las mujeres tuvieran las manos libres, ya que la costumbre de esa época era ir con el bolso en la mano.
El bolso lleva dieciocho horas de trabajo y hasta quince personas en su proceso, con más de 180 etapas para confeccionar los veinte centímetros de piel acolchada.
El interior es de color burdeos, borgoña según Chanel. Dentro cuenta con dos bolsillos pequeños, uno especial para la barra de labios.
La singular correa fue todo un suceso para la época, ya que la diseñadora se inspiró en el mundo de los aviones, automóviles, en todo lo que significaba tener una vida en movimiento. El resultado de esta magnífica visión fue la exclusiva correa del 2.55 que causó absoluta sensación.
Este bolso se puede combinar con pantalones vaqueros, con un traje o un vestido de noche.

Con la llegada de Lagerfeld a Chanel, el 2.55 se rejuveneció cambiando el tamaño la forma e incluso el diseño.
La última actualización dio como resultado la nueva línea que recibió el nombre de Rue Cambon, en honor a la calle donde vivía la diseñadora en París.

El cierre fue rediseñado por él, que en los años ochenta le añadió el famoso logo de las dos C.
Cierre de 2.55



Karl Lagerfeld también lo ha reinventado con colores o materiales como la rafia, las lentejuelas y el vinilo.


Muchas son las celebrities que hemos podido ver con este bolso icono de la casa Chanel.





Su precio aproximadamente es de 1.500€ en adelante, todo dependiendo del material, del tamaño…

Somos muchas las que intentamos ahorrar para poder comprarnos este divino complemento, su diseño, su marca.. es perfecto para llevar en cualquier ocasión y con cualquier estilismo.
Los colores más vendidos y utilizados son el negro y el rojo.


Un bolso que nunca pasará de moda, en el que merece la pena invertir y que tiene nombre.
2.55

Felicidades a Coco Chanel, que estaría orgullosa de haber creado algo único, deslumbrante y perfecto. 


Seguiremos soñarlo hasta que un día porfin podamos tenerlo en nuestras manos.

Un besito mis ladies




No hay comentarios:

Publicar un comentario